La selección de Cecilia Camacho, fundadora de CC/Studio

Cecilia Camacho puede decir que ha dedicado toda su vida profesional a la creatividad. Siempre ha habido una parte creativa en lo que ha hecho, y cuando esta se escondía entre grandes corporaciones y trabajos de oficina, ella buscaba asilo en su propio refugio, Cecile Collage, la parte más artística de sus proyectos. Después vino el gran salto: dejar la estabilidad de un puesto fijo para lanzarse a crear CC/Studio y CC/Magazine. El Festival Internacional de Jazz de Montreal tuvo la culpa. Viajó sola para cubrirlo como periodista, y volvió con la intuición aguda y las fuerzas al punto para intentarlo. Las ganas de luchar le hicieron dar el gran salto del emprendimiento y, aunque esta palabra lleva asociada el miedo y los obstáculos, Cecilia hizo acopio de la valentía del guerrero emprendedor y se lanzó a crear sus proyectos. A día de hoy, puede decir que las cosas le han salido bien, y cuando necesita un empujón, el corrector de Ilia y el colorete de RMS, dos básicos de su selección Laconicum, le dan el coraje de seguir. Sí, un colorete tiene ese poder.

Hablamos con Cecilia Camacho, fundadora de CC/Studio y CC/Magazine

Viendo cómo empezaste tú, tenemos que preguntarte esto: a la hora de emprender, ¿hay que coger carrerilla o es mejor saltar de golpe?

Lo más importante, al menos desde mi punto de vista, es saber si eres una persona autónoma. Y con este me refiero a ser consciente de cuál es tu personalidad. Porque conozco casos de gente que por carácter no han llevado bien la autosuficiencia, el multitasking, la proactividad o la frustración, y se han desanimado o simplemente se han dado cuenta que prefieren trabajar para otros. Ninguna de estas dos opciones es mejor que la otra, simplemente hay que conocerse para decidir lanzarse a emprender. 

A partir de ahí, es importante tener un plan, que sea flexible, ya que los caminos del autónomo son inescrutables… Y también es muy importante tener una visión, una estrategia, objetivos claros y establecer un plan de acción: tanto para crear el negocio como para comunicarlo y venderlo. 

Mi experiencia me dice que además de estar preparado, es muy importante ser resiliente para sobrellevar la incertidumbre, los cambios y las sorpresas que conlleva ser autónomo, y también que te apasione tu proyecto. Las ganas son esenciales. Al menos en mi caso es mi motor. Hacer las cosas con ilusión no es garantía de éxito, pero es una gran motivación que hace que saques lo mejor de ti y por ende que los resultados te acompañen.

Dicho esto, me quedo con “coger carrerilla” jejeje.

"Lo más importante, al menos desde mi punto de vista, es saber si eres una persona autónoma[...]. Simplemente hay que conocerse para decidir lanzarse a emprender".

Comenzaste con Cecile Collage, del que dices que es tu refugio para volcar tu creatividad. ¿La creatividad necesita refugios en este mundo a mil por hora?

La creatividad es algo intrínseco en mí, pero sí que es cierto que cuando me refiero a algo más artístico, automáticamente aparece mi alter ego CecileCollage. Es el reducto al que acudo para soltar, evadirme y hacer lo que me nace desde niña, que es hacer collages. Principalmente hago collages que destacan porque uso muchas palabras, ya que me gusta que cuando alguien se enfrente a uno de ellos sienta que el collage “le habla”. Hay muchos mensajes y significados ocultos en todos ellos, que invitan a la reflexión.

Y en cuanto a la relación entre la velocidad a la que va el mundo y la creatividad, creo que más que nunca debemos fomentarla, tanto en lo personal como profesionalmente, y además, lograr que se convierta en el estandarte de cualquier negocio. Porque la creatividad es lo que nos diferencia a los unos de los otros y eso es lo que nos hace únicos.

¿Cómo nació ese proyecto artístico? 

Desde muy pequeña y gracias a mi madre asistí a clases extraescolares de pintura, dibujo y arte en general. Y en mi casa se fomentaba muchísimo tanto la lectura como los trabajos manuales o cualquier cosa que tuviese que ver con la creatividad. De hecho, a mi madre se le daba muy bien todo tipo de manualidades. Temía un talento natural. Así que digamos que mi infancia marcó mi manera de relacionarme con el arte, y quizás por ello ha estado y está tan presente en mi vida.

Actualmente, tengo que reconocer que tengo los collages en stand by, pero sé que los retomaré en cuanto pueda porque me hacen muy feliz.

"Creo que más que nunca debemos fomentarla [la creatividad], tanto en lo personal como profesionalmente, y además, lograr que se convierta en el estandarte de cualquier negocio".

¿Y cómo llegó CC/Studio?

Cuando decidí emprender hace ahora 6 años, decidí mantener el naming por el que era conocida: La Chica del Flequillo (el nombre de mi blog). Y durante los 4 primeros años me mantuve así. Las marcas que se me acercaban me conocían por ese nombre y para iniciar mi etapa emprendedora me resultó mucho más fácil. 

Sin embargo, tras un tiempo, y sobre todo al trabajar principalmente con clientes extranjeros, me di cuenta que para ellos era impronunciable y que además yo ya no me sentía identificada con él. Me planteé un nuevo branding y una nueva oferta de servicios, que dio paso al nacimiento de CC/studio - estudio especializado en consultoría estratégica, curaduría y generación de contenidos, y comunicación 360º para marcas de lifestyle - y a CC/magazine - revista online independiente, especializada en contenidos de arte, diseño, cultura, hotspots, tendencias, innovación y viajes -. 

En tu proyecto es fundamental estar al tanto de las tendencias, incluso adelantarte a ellas. ¿Cómo se sobrevive al flujo incesante de información y a esa necesidad de ser siempre el primero?

Es cierto que la velocidad y la cantidad ingente de información que todos generamos y consumimos complican la selección de lo que de verdad importa y aporta. Pero es justo ahí donde nosotros (CC/studio · CC/magazine) aportamos valor. Somos expertos en el rastreo de tendencias de consumo presentes y futuras, y actuamos como un radar para nuestros clientes. Eso significa que recabamos y analizamos muchísima información procedente de múltiples fuentes para poder entender y adelantarnos tácticamente a los movimientos de los diferentes mercados.

En cuanto a lo de “ser siempre el primero” no creo que ese deba ser el objetivo., esto solo provoca miedo a ser superado por la competencia. Se trata de ofrecer valor diferencial, de ser auténtico y de aportar de verdad. 

Los mercados cada vez están más copados de marcas. Su idiosincrasia y su modo de hacer las cosas es lo que les diferencia del resto. El “cómo” es el As para atraer a tu audiencia. Y ese “cómo” se traduce en la imagen de marca, en el tono y forma de comunicar, en el servicio al cliente, en la estética de las tiendas/página web/las redes, en la estrategia… Se trata de un conjunto de cosas y de apostar por los detalles para destacar, ser vistos y resultar atractivos para nuestro target.

No solo captas tendencias, sino que generas contenido en CC/Magazine, tu proyecto editorial. ¿Qué hay de diferente en tu revista online? ¿De qué manera seleccionas y das la información para aportar algo más?

CC/magazine es una revista online independiente. Uno de nuestros pilares es que “somos más de lo bueno que de lo nuevo”. Aunque escribimos sobre temas actuales o que son tendencia, siempre damos prioridad a la calidad de lo que reseñamos. Por ello, y por ponerte algunos ejemplos, podemos escribir un artículo sobre un artista que fue famoso hace años, pero que nos inspira sobremanera y admiramos muchísimo o incluso recomendar un restaurante que abrió hace 4 años, pero que nos sigue pareciendo sublime… Nos define la curaduría de contenidos, es vital y solo compartimos aquello que realmente nos inspira. 

Con respecto a la forma en la que seleccionamos y ofrecemos la información, lo cierto es que tengo un archivo enorme, donde tengo mil y una referencias - fotos, capturas, ideas, frases, extractos de libros, etc… - agrupadas por temáticas. Todas las semanas compartimos contenido nuevo en la web y a través de la newsletter, y mucho de ese contenido también está disponible en la versión en inglés de la revista. Todavía no ha llegado el momento en el que me haya planteado: ¿y esta semana de qué escribo? Soy una consumidora voraz de cultura y arte, así que en este sentido siempre hay cosas que reseñar y compartir.

La generación de contenido es un monstruo insaciable: siempre puedes contar algo más, las redes sociales siempre quieren más. Y esto se ha convertido en un problema para muchas marcas que han decidido cerrar sus redes para darse un respiro o para comenzar de nuevo, aludiendo sobreinformación o incluso conflictos éticos con las mismas. Como comunicadora y creadora de contenido, ¿qué opinión tienes sobre esto? 

Es un tema complicado, porque habría que valorar cada caso y ver cuales son los pros y los contras de tener presencia u optar por desaparecer. Sin embargo, ante este tipo de crisis a favor o en contra de las redes mi respuesta es siempre la misma: “volver a ti”. Suena un poco místico, pero no lo es [jajaja]. Me refiero a pensar en tu marca y hacerte las preguntas adecuadas independientemente de la comparativa con otras marcas, la competencia, etc… Es decir: no mirar hacia fuera sino hacia dentro, porque es ahí donde hay más claridad y honestidad. Y cuando te encuentres en ese punto, sería interesante que te hicieses este tipo de preguntas: ¿Por qué quiero tener presencia en redes sociales? ¿qué objetivos quiero conseguir? ¿qué uso quiero darle? ¿cuánto tiempo le quiero dedicar? ¿cuáles son mis líneas rojas? ¿en cuántas redes quiero y puedo tener presencia? Las redes sociales no tienen que ser una obligación sino un canal más de comunicación para expandir tu marca. Por este motivo, lo más importante, si decides estar en ellas, es establecer una estrategia de contenidos y trasladar la esencia de tu marca en esta herramienta de comunicación. Lo de los followers y likes es otra historia. De hecho, es un melón que podríamos abrir en otra ocasión… Si aún así no sientes que te aporte nada bueno o que el esfuerzo que le dedicas no tiene el retorno esperado, puedes plantearte desaparecer. Pero creo que, aunque la redes tienen muchas cosas malas, si reajustamos la forma de verlas y de relacionarnos con ellas, así como nuestra estrategia de marca y la ecuación "tiempo/esfuerzo/resultados", podemos sacarles mucho partido. 

"Las redes sociales no tienen que ser una obligación sino un canal más de comunicación para expandir tu marca. Por este motivo, lo más importante, si decides estar en ellas, es establecer una estrategia de contenidos y trasladar la esencia de tu marca en esta herramienta de comunicación".

¿Dónde encuentras el punto de coherencia y estabilidad para no desaparecer del escenario de las redes y mantenerse cuerdo? 

Hay expertos en Instagram que conocen muy bien la red y que saben que es lo que debes hacer para que por ejemplo instagram te posicione mejor y te muestre más veces. Eso significa usar todas sus funcionalidades, publicar en las horas donde tu audiencia está más presente, hacer más vídeos, poner comentarios largos, interactuar con las cuentas a las que sigues X veces, subir X fotos al feed y X stories, etc… Algo así como lo que sucede con el SEO. Pero para no volvernos locos y quedar atrapados alimentando a “la bestia”, lo más importante es marcar nuestros límites y ser nosotros quienes controlemos a la red y no lo contrario. Eso o externalizar su gestión en otra agencia y solamente centrarnos en su supervisión. Sea como sea, lo más sano es no permanecer subyugados a ellas y marcar distancia. Las redes no son la panacea y la vida es otra cosa. 

"Para no volvernos locos y quedar atrapados alimentando a “la bestia” [las redes sociales], lo más importante es marcar nuestros límites y ser nosotros quienes controlemos a la red y no lo contrario".

Tu evolución siempre se ha movido en el ámbito de la creatividad en distintos formatos. ¿Cómo valoras este viaje?

Hace 7 años hice una exposición a la que llamé “Life is a collage”. Y la verdad es que ese título resume perfectamente mi viaje vital y la vida en general. Porque un collage es justo eso: una suma de diferentes elementos que juntos conforman un todo que tiene sentido. Y así es como ha sido. He vivido muchas cosas, buenas y malas, he sido consciente de todo, he aprendido y he disfrutado.

Por otro lado, una de las cosas que ha resultado ser una constante en este viaje es que al hacer muchas cosas, aparentemente diferentes, me ha resultado complicado definirme. Esto ha provocado que en ocasiones haya habido gente que no haya entendido muy bien a qué me dedico. Y es que todos, sin darnos cuenta, tendemos a las etiquetas y a ser reduccionistas, y cuando hacemos muchas cosas y somos multifacéticos, pues a veces surge la confusión. Por eso ahora, cuando me preguntan, me defino como Consultora estratégica y Directora Creativa, pero resalto que me no gusta limitarme a una sola disciplina. De hecho, lo que nos define como estudio es que gestionamos proyectos integrales empleando distintas disciplinas/medios/posibilidades para ampliar el campo de visión y ofrecer soluciones creativas a nuestros clientes. 

El viaje comenzó siendo La Chica del Flequillo. ¿Cómo es ahora Cecilia Camacho?

Han pasado más de 10 años y la verdad es que ha llovido mucho desde entonces jejeje. La esencia se mantiene, que es mi entusiasmo, energía y las ganas de crear y de compartir. ¡Ah! Y el flequillo, claro. Me acompañará hasta el fin de mis días. Pero quizás, el cambio más grande ha sido el foco. El tiempo me ha dado perspectiva y claridad para saber qué quiero hacer y qué no. Ahondar en este aspecto ha sido fundamental para mí, y creo que lo es para cualquiera. Y es que al inicio de emprender los límites no existen, porque hay una especie de nubes que sobrevuelan tu cabeza y que se llaman “miedo” y “necesidad”, que te impiden ponerlos, a pesar de que eso pueda causarte estragos. Por todo ello, siento que, tras todo este recorrido, el presente es un buen momento. Por supuesto que hay incertidumbre, pero también hay rodaje, años de experiencia, muchos más recursos que cuando empecé, aprendizajes y las mismas ganas de seguir.

Como cazadora de tendencias, entendemos que en tu vida también buscas la diferencia. Has elegido Laconicum en numerosas ocasiones. ¿Qué encuentras diferente en nosotras? 

Además de sentirme muy identificada con la marca, tanto estéticamente como con la filosofía que transmitís, me encanta la curaduría de marcas que hacéis. Y también la forma en la que comunicáis los diferentes productos. Me gusta mucho el tono, porque es cercano, honesto, empático, pero a su vez serio, en el sentido de que habláis con conocimiento. Y el apartado “Nos gusta por” me parece un gran acierto, que es muy útil para decantarte por un producto u otro.

Esas tendencias con las que trabajas giran en torno al lifestyle, que no es otra cosa que bienestar, palabra muy arraigada a nuestro universo. ¿De qué manera Laconicum te aporta bienestar? 

Para mí, el bienestar es un compendio de cosas que pasan por cuidarme por fuera, tanto la piel como la forma de vestirme, y por dentro, a través de una alimentación sana, yendo a terapia, meditando, practicando yoga, entrenando, leyendo, escribiendo y viajando, que es mi mayor pasión. Así que Laconicum me ayuda muchísimo con esa primera capa, que puede parecer superficial pero que en realidad es la antesala de todo lo demás. 

"Me gusta mucho el tono [de Laconicum], porque es cercano, honesto, empático, pero a su vez serio, en el sentido de que habláis con conocimiento". 

Cuéntanos tu selección lacónica, productos que te gusten y con los que disfrutes.

Me encanta cuidarme y la buena cosmética. Y tengo que agradeceros haberme descubierto marcas que ya consumo de manera habitual como ILIA, Pai Skincare, RSM Beauty, Sachajuan, Beached, mid/night 00.00 o Eve Lom. 

Entre mis últimos descubrimientos lacónicos están: el protector solar Natural hydrating sunscreen SPF30 de Grown Alchemist, la crema corporal de Aesop Rind Concentrate Body Balm, el limpiador en aceite para pieles sensibles de Pai Skincare Light Work, el colorete en crema de RMS Beauty Lip2Cheek (color: Modest) y el corrector de ILIA True Skin Serum Concealer (color: Yucca SC2).