CONSIGUE LA BOLSA DE VERANO. ¡CORRE!

Benamôr


Benamôr

Hay marcas buenas y, luego, hay marcas emocionantes. 

Benamôr pertenece a este segundo grupo, al que todas quisieran aspirar. Esta casa portuguesa lleva casi un siglo, desde 1925, pegada a la cultura de un país. Nació en una farmacia en Campo Grande, donde un farmacéutico creaba sus ungüentos; era la era del Art Decó, de ahí su diseño, que sigue teniendo regusto del pasado.

Pronto se fue corriendo la voz y llegó hasta los palacios del país. La misma Reina Amelia, princesa francesa que terminó siendo la última reina de Portugal, se contaba entre los muchos que la usaban.

No tenemos tantas marcas que hayan sido proveedoras de una Casa Real. De hecho, Benamôr es la única. Logró este honor en 1935, gracias a que la Reina era una de sus admiradoras. Otro hito en la historia de Benamôr fue el lanzamiento de Alantoíne, su crema de manos emblemática. Tuvo lugar en 1970 y desde entonces, gracias a ella ( y a las otras cremas) miles de portugueses han tenido las manos suaves, muy suaves. Porque si algo caracteriza estas cremas es que dejan unas manos irrealmente suaves.

Benamôr es una marca que ha estado en las casas portuguesas durante generaciones. Es un ejemplo de cosmética vintage que encaja con el siglo XXI; también de una forma de entender la cosmética desde la sencillez y la coquetería, más que desde la molécula o la innovación extrema. Benamôr ha estado cerca la piel de un país durante décadas. Ahora llega a España. Qué buena noticia para todos. 

 

*Benamôr se vende en exclusiva, en España, en Laconicum.