Para nosotros, la sostenibilidad es querer hacerlo bien. Así, en general. Querer ser respetuosos con el entorno, con la comunidad en la que vivimos y entre nosotros. Es un camino largo, costoso y también irrenunciable.

El compromiso de sostenibilidad de Laconicum comienza en nosotros y también implica a nuestras marcas. Nos relacionamos con quien respeta su entorno: le llamamos cosmética pro-planeta.

Aquí no hay meta, solo hay una serie de acciones y correcciones con las que esperamos tener un impacto positivo alrededor.

Algunas son muy pequeñas, otras, simplemente, sencillas, pero todas son parte de un viaje que no estamos dispuestas a negociar. Laconicum y los viajes van de la mano y no queremos renunciar a este, quizás el más importante que podamos llevar a cabo. 

Estas son algunas de nuestras acciones:

De Laconicum

Por nuestra parte, hemos reducido nuestro embalaje a solo una caja y protectores (solo en los casos estrictamente necesarios para la protección del producto) y son 100% sostenibles y reciclables, no utilizamos plásticos de ningún tipo. Nos gusta que los pedidos os lleguen bonitos, pero nos gusta aún más que cuiden del planeta, por eso hemos prescindido del papel de seda que usábamos hace años.

Para los envíos en Madrid, trabajamos con Cleta, una mensajería exprés que garantiza que el 100% de los servicios se realizan de manera sostenible. Todos los paquetes se entregan en bicicleta. Cleta es una cooperativa que apuesta por el trabajo ético y digno de sus trabajadores. Además, tenemos puntos de recogida repartidos por toda España; eligiendo la recogida en punto se reducen hasta 5 veces las emisiones de CO2.

Como decíamos, en Laconicum SOLO vendemos marcas cruelty free, que garantizan que no experimentan en animales, y buscamos que tengan un compromiso fuerte con el medio ambiente y con su comunidad 

De nuestras marcas:

Aesop: todos los productos de Aesop son veganos y aprobados por Leaping Bunny (certifica que en ningún momento de la producción prueban nada en animales). Además, no probamos nuestras fórmulas o ingredientes en animales. Es una Certified B Corporation (empresas que innovan para maximizar su impacto positivo en los empleados, en las comunidades en las que están presentes y en el medio ambiente. Alcanzan los más altos estándares de desempeño social y ambiental general, transparencia y responsabilidad).

Envases 100% reciclables.

Además tienen The Aesop Foundation: se asocian con organizaciones benéficas y el objetivo principal es la alfabetización subvencionándolas. Desde 2017, la Fundación Aesop ha invertido más de 4,6 millones de dólares australianos en organizaciones benéficas en Australia. 

Augustinus Bader: investiga para crear fórmulas limpias 100% libres de parabenos, fragancias, SLS, SLES y DEA, metales pesados, talco, vaselina / parafina / aceite mineral, y no contienen conservantes, disolventes ni emulsionantes innecesarios para el producto y perjudiciales para el planeta. Estiman que el 80% de sus envases primarios son totalmente reciclables, y el 90% de los secundarios, utilizan además papel certificado FSC. El 70% de sus envases no contienen plástico, y continúan avanzando hacia materiales más sostenibles, como el vidrio certificado ECOCERT / COSMOS. Trabajan con The World Land Trust (una organización benéfica de Reino Unido que ha recaudado más de £25 millones para comprar y proteger más de 774,000 acres de hábitat amenazado en África, Asia, América Central y América del Sur) y The Woodland Trust (la organización benéfica de conservación de bosques más grande del Reino Unido que se ocupa de la creación, protección y restauración del patrimonio forestal nativo. Ha plantado más de 43 millones de árboles desde 1972) para medir, reducir y compensar la huella de carbono de su uso de papel, con el objetivo de convertirse en carbono neutral en 2021. Además, están asociados con One Tree Planted, una organización sin ánimo de lucro dedicada a la reforestación global.

Dr. Barbara Sturm: con el tiempo, han reducido los envases y el envoltorio de celofán, utilizan papel reciclado procedente de la silvicultura sostenible (para las cajas de los productos y folletos), y están cambiando los envases de plástico por vidrio reciclable. Tratan de utilizar ingredientes locales siempre que sea posible y el aceite de palma de sus productos viene de fuentes sostenibles y tiene la certificación RSPO. Sus fabricantes se han comprometido con procesos neutrales en CO2, incluido el uso de electricidad verde y eco-gas. Por supuesto no testan en animales y se han asegurado de que nadie de la cadena de producción lo haga.

Beached: utilizan ingredientes orgánicos, naturales o de origen natural y crean fórmulas libres de parabenos, PEG, ftalatos, siliconas, sulfatos, aceites y perfumes o colorantes sintéticos innecesarios para la piel y perjudiciales para el medio ambiente. Promueven el consumo consciente y la creación de fórmulas ricas y potentes a base de ingredientes botánicos australianos con el objetivo de que necesites menos productos y reducir así el desperdicio. Reducen el packaging al estrictamente necesario, el bote de producto en sí, hecho de plástico 100% reciclado.

Bioeffect: su EGF, el ingrediente estrella de la marca y ganador del Premio Nobel (1986) se cultiva en abundante piedra pómez volcánica inerte en un invernadero de ingeniería ecológica con CO2 negativo. Usan energía geotérmica natural y agua glacial subterránea pura, y no hacen pruebas en animales.

Bloom & Blossom: se han comprometido a ser una empresa sostenible. Reducen la huella de carbón produciendo en Reino Unido con ingredientes locales, se comprometen a usar todo el plástico reciclado en 2021. Y colaboran con Action for Children (una organización benéfica creada para ayudar a los niños y jóvenes vulnerables, y sus familias, en el Reino Unido).

Esker: se compromete a usar productos y procesos no solo no dañinos, sino beneficiosos para el cuerpo, para el planeta y para las personas que ayudan a elaborar sus productos.

Everyday Humans: se han asociado con 1% For The Planet, una organización sin fines de lucro dedicada a asociarse con marcas que están comprometidas con las donaciones ambientales inteligentes. Utilizan para las cremas tubos reciclables o fabricados con plástico reciclado PCR, botellas biodegradables, papel con certificación FSC y bolsas de polietileno que no dejan rastros de microplásticos. Respetan los recursos naturales limitados del mundo, por lo que están tomando decisiones sostenibles que reducen su huella de carbono. Trabajan con fabricantes que también están comprometidos con la sostenibilidad, con plantas con energía solar, prácticas de eficiencia energética e ingredientes de origen ético que son buenos para los humanos y para el planeta.

Faace: los envases reciclables y para este 2021 quieren llegar a utilizar un 60% de plástico reciclado PCR. Por cada mascarilla facial Period, Tired y Sweaty, donan un pack de productos sanitarios para el periodo a alguien que lo necesite a través de Hey Girls. Y con el lanzamiento de Menopause Faace, se han asociado con The Menopause Charity, haciendo una donación a la organización por cada mascarilla vendida.

Fine: sus productos son naturales y se producen en estrecha colaboración con varios laboratorios alemanes y con socios de la región. Son 100% veganos, orgánicos y limpios, sin sales de aluminio. Apoyan a empresas con un compromiso social: las espátulas de madera de nogal americano se producen en un taller para personas con necesidades especiales, y el packaging de papel se hace en otro taller de Berlín.

French Girl: ingredientes orgánicos y sostenibles y de prácticas comerciales éticas y de comercio justo. No utilizan agua en el proceso, la sustituyen en las formulaciones por extractos botánicos (como el Aloe Vera) y destilados de hierbas y flores. Controlan toda la cadena de producción y se aseguran de que ningún proveedor realice pruebas en animales.

ILIA: utilizan materiales seguros para el planeta y todo su packaging es reciclable, y para las cosas que son difíciles de reciclar y para las que no aseguran su correcto reciclado y acaban en un vertedero, trabajan con la plataforma Zero Waste Box de TerraCycle que se dedica a reciclar lo que es difícil por las vías normales y a asegurar que realmente cada pieza tiene una nueva vida. 

Kjaer Weis: desde su creación en 2010, la marca se lanzó al mercado con envases con refill, siendo una de las primeras marcas de lujo en hacerlo. Sus productos, embalajes y materiales de envío son 100% reciclables, compostables y recargables, provienen de materiales certificados FSC e impresos con tinta a base de agua, y reducen el embalaje a lo estrictamente necesario. Tiene dos tipos de packaging, la Iconic Edition realizada en metal, duradera y recargable para evitar el desperdicio, y la Red Edition hecha de papel reciclable y también recargable. Utilizan en sus fórmulas ingredientes orgánicos certificados y cultivados biodinámicamente que se obtienen de forma sostenible. Estas fórmulas están certificadas por una de las dos principales certificaciones europeas para productos orgánicos: COSMOS o CCPB.

Larry King: han reducido notablemente el uso de plástico sustituyéndolo por cristal y aluminio y packaging de papel con certificado FSC. Sus tres productos estrella, A Social Life For Your Hair, Volumizing Hair Mist y Velvet Texture Clay, contienen unas tiras de cartón con semillas de flores silvestres para que las plantes como un guiño a su compromiso con la reforestación que se plasma en donaciones para plantar árboles en todo el mundo a través de OneTreePlanted.

Mabel+Meg: tienen un compromiso con la innovación en materia de sostenibilidad. A día de hoy, están enfocados en las prácticas de producción éticas y en introducir embalajes 100% compostables.

Malin+Goetz: limitan tanto el uso de envases como de ingredientes evitando los innecesarios y promueven un consumo consciente de la cosmética. En lo posible, utilizan envases reciclables y reutilizables. Ubicados en Nueva York, favorecen el desarrollo de los proyectos locales trabajando con fabricantes de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut. 

mid/night 00.00: crean fórmulas avanzadas basadas en plantas y sus productos están están diseñados, testados y hechos con pequeños productores locales en España. Además, han lanzado su línea sólida para la ducha, que reduce el consumo de agua en la producción y el desperdicio de envases.

Modesta Cassinello: elimina el plástico de un solo uso. Se ha comprometido a no utilizar más plásticos de usar y tirar. Y apuestan por la cosmética sólida, que ahorra agua en su producción.

Neighbourhood Botanicals: es la primera marca de belleza “Carbon Negative” de Reino Unido, porque compensa el doble de la cantidad de carbono que emiten para que sus productos se fabriquen y se envíen, van así más allá de lo “climáticamente neutro”. Todos sus envases son reciclables, algunos son de plástico reciclado, otros de vidrio y otros de aluminio y estaño. E innovan en sus embalajes para ser cada vez más sostenibles. Todos los productos son veganos y se preocupan de que todos sus proveedores sean respetuosos con el medio ambiente, los principales se encuentran en Reino Unido. Tienen una política de total transparencia (comunican incluso que toman café en cafetera de filtros de papel y no en monodosis y que el papel de su oficina es 100% reciclado). La responsabilidad social también está en su política de transparencia, y afirman ser un empleador certificado con salario digno y que un porcentaje de sus ganancias se destina a actividades benéficas. Colaboran con un refugio para personas sin hogar de San Mungo proporcionando productos de ducha, y ayudan a proporcionar préstamos de fuentes múltiples para emprendedores en países en desarrollo con Lend With Care.

Novëm: simplifica la rutina con productos multiusos para reducir el consumo. Utiliza embalajes reciclados, reciclables y recargables. Y su embalaje de papel contiene semillas integradas para plantables.

Orveda: han limitado el uso de componentes plásticos <5%, los envases son de origen sostenibles y 100% reciclables, utilizan papel certificado FSC y tintas al agua para todos los lacados. Los productos son veganos. 

Pai Skincare: están certificados independientemente por COSMOS (Soil Association), Cruelty Free International y The Vegan Society. Los ingredientes orgánicos no son transgénicos, se cultivan de manera sostenible (sin pesticidas) y se cosechan y extraen sin el uso de químicos.

Plant Apothecary: sus productos contienen solo ingredientes minerales 100% biodegradables, botánicos y naturales, no tóxicos. Esto significa que no contienen fosfatos (que pueden permanecer y contaminar las vías fluviales naturales con espuma sucia), ni siliconas ni dimeticonas (que no se descomponen y se acumulan tanto en el suelo como en el agua), y no contienen productos químicos sintéticos (que afectan a la vida silvestre). Gracias a esta formulación limpia, la producción también lo es, no deja tóxicos en el camino. Utilizan solo el embalaje necesario para la protección del producto, si utilizan packaging externo, este es de cartón 100% reciclado. Garantizan la protección del producto con un packaging interno superresistente para evitar otros añadidos. Utilizan envases de vidrio o de plástico PET.

Plenaire: su packaging es totalmente reciclable y libre de BPA. La marca es vegana y está fabricada en Reino Unido. 

PSA Skin: todos los envases son totalmente reciclables y los materiales del packaging son OXObiodegradables (se descomponen por oxidación y biodegradación simultánea o sucesivamente, y no necesitan agua para ello). El papel de los envases es 100% reciclado y utilizan tinta de soja. Solo trabajan con proveedores con certificados SGS y FSC y no utilizan materias primas de bosques vírgenes.

Rassa: sus productos están elaborados con ingredientes orgánicos, que reducen las emisiones de químicos al medio ambiente y utilizan un packaging de vidrio, prescindiendo de segundo embalaje.

RMS: su creadora Rose Marie se convirtió en una activista contra las toxinas y los químicos en la cosmética y creó RMS sin metales pesados ni ingredientes modificados genéticamente. El packaging es mínimo y todo es biodegradable, reciclable o reusable.

Salt & Stone: sus ingredientes se cultivan y producen de manera ética y sostenible, sin el uso de pesticidas, y nunca usan fragancias artificiales, sulfatos, petroquímicos, parabenos, ftalatos o transgénicos. Todos los envases son reciclables y están hechos de materiales reciclados postconsumo. Nuestros productos se fabrican con energía solar renovable e hidroeléctrica.

The Seated Queen: todo el packaging es reciclable, desde el exterior a la tapa; utilizan materiales reciclados en la medida de lo posible. También consideramos importante que han creado todo un manifiesto en torno a la inclusión en la industria cosmética, pidiendo que no se reduzca a una oportunidad comercial a un reclamo o una campaña. Por eso, sus formulaciones están ideadas para todas las pieles, da igual el género y el color, para que se sientan bien, tal y como son, promoviendo así también una visión más humana del autocuidado.

TEK: la madera de sus cepillos procede de bosques gestionados de manera justa y responsable, se utiliza un caucho natural derivado de goma, para evitar los derivados del petróleo. Los productos TEK están hechos a mano en Italia. Utilizan RECS, electricidad certificada y participan en el desarrollo de la producción de energía a partir de fuentes renovables como el sol, el viento y el agua.

Uzza: utilizan Ocean Waste Plastic en su packaging y son totalmente reciclables. Los ingredientes principales que utilizan son naturales y orgánicos y provienen de cooperativas femeninas marroquíes.

Z&MA: productos orgánicos certificados con el sello francés Cosmébio y COSMOS Oganic (el 95% de ingredientes naturales o de origen natural, el 95% de los ingredientes vegetales son de agricultura ecológica y el 10% de todos los ingredientes son de agricultura ecológica). Trabajan con un grupo de productores aprobados que son todos pioneros en materia ambiental y con una cadena de producción en la que velan porque el proceso sea lo más respetuoso posible: limpieza de tanques sin cloro, serigrafía sin disolvente, envases reciclables o  biodegradables, tratamiento de aguas residuales… 

Responsabilidad Social

Aquis: están asociados con Simply the Basics, el primer Banco Nacional de Higiene, para brindarles básicos de higiene a quienes los necesitan.

Nursem: con Nursem Promise se comprometen a enviar un pack de cuidados de manos a un centro sanitario por cada compra de sus productos.