Nº 1

La cosmética es libertad: no una colección de normas, un corsé, ni un refugio moral.

Nº 2

Nuestra cosmética está en algún lugar entre el escape, la necesidad, la salud y el entretenimiento.

Nº 3

Los dogmas cosméticos existen. Cada uno debe tener los suyos y romperlos cuando le plazca.

Nº 4

No nos gusta el prefijo anti-, tan (anti)pático Preferimos el multi.


Nº 5

La celulitis no se quita. No conocemos a nadie que no tenga: es un fenómeno democrático.

Nº 6

Nos interesa la cosmética de gravedad 0; más heterodoxa que ortodoxa, más sensata que paternalista, más leve que grave.

Nº 7

Promovemos la compra consciente y con sentido. Termina hasta la última gota o regálaselo a una amiga.

Nº 8

Nos inspira la ultracosmética: la cosmética que trae o fabrica recuerdos y abre la puerta a otros lugares.

Nº 9

No vendemos nada que no defendamos en privado ante nuestra mejor amiga.



Nº 10

Seguimos la regla de Zadie Smith: “no pasar más de quince minutos al día, en total, delante de espejo”. Muchas veces, como buena regla, la rompemos. Pasamos cinco.

Nº 11

Nos interesa la cosmética lógica. Lo lógico es respetar el entorno y buscar fórmulas y conductas limpias.


Nº 12

Nos interesa la conversación cosmética, más en las calles que en la pantallas. Nos gustan los likes, pero nos gusta más un "préstame ese colorete".