The Seated Queen: la vuelta de la colcrem con tres usos y los tres magníficos

“Anda, y que te ondulen con la ‘permanén' y pa’ suavizarte, que te den ‘colcrem’”, cantaba Sara Montiel, y Celia Gámez y hasta Lina Mrgan en Pichi (mira, mira este enlace, no mentimos). Esa colcrem (cold cream, crema fría) de la que hablaba es un cosmético tan antiguo como la Grecia clásica que las hermanas Josephine y Libby Banks han recuperado y actualizado creando The Seated Queen, el último lanzamiento de Lanconicum.

María Moliner incluyó el término castellanizado en su diccionario: colcrem, una derivación de  cold cream, una crema que, por la forma en que se emulsionan los aceites, las ceras y el agua, la sensación que deja en la piel es fría. Cuando las hermanas Banks se lanzaron a crear su marca, quisieron recuperar este cosmético porque simplifica las rutinas. 

The Seated Queen las simplifica aún más porque es tres productos en uno y, a diferencia de otros multifunción, este lleva a cabo sus tres funciones de manera magnífica. Esto es importante porque la única reticencia que nos puede provocar un producto multifunción es que, en nuestra experiencia, quieren hacerlo todo, pero se quedan cortos en algunos de sus objetivos. The Seated Queen ha desterrado el mito haciendo lo que promete y haciéndolo muy bien:

  1. Limpia y desmaquilla aplicándolo como un bálsamo.
  2. Es un facial de 10 minutos que espabila la piel.
  3. Es una mascarilla nocturna que deja la piel nutrida y en calma.

Como ves, sus funciones se centran en la rutina del final del día. Y es que The Seated Queen se apropia de la franja nocturna por tres razones:

  1. Es entonces cuando tenemos más tiempo para el autocuidado. 
  2. Los aromas de esta crema fría creados a base de aceites esenciales calman antes de ir a la cama y conducen al sueño.
  3. Si te la aplicas como mascarilla nocturna, son ocho horas (si tienes la suerte de dormirlas) de hidratación profunda y calma para la piel.

Un consejo: dedica 60 segundos a la aplicación como mascarilla nocturna, son los 60 segundos que dura el masaje facial de este vídeo. Te deja nueva. 

 

Todas las bondades se las debe al condado de Wiltshire (donde está Stonehenge), de donde proceden los ingredientes orgánicos, locales, de origen trazable y de muchísima calidad que componen The Seated Queen.

El equipo Laconicum opina: 

"Me encanta usar The Seated Queen. Esto que suena tan sencillo creo que es importante: no siempre nos gusta usar de verdad la cosmética, a veces estamos buscando resultados sin detenernos en el momento de aplicarla. Me gusta cómo huele, cómo se funde con la piel y la sensación de piel lustrosa".

- Anabel Vázquez, cofundadora y co-CEO de Laconicum.

"Yo la he utilizado como mascarilla nocturna y me encanta. Tiene una textura que no se va inmediatamente pero que tampoco es pringosa como para que se te llenen las sábanas de producto⁠. El aroma ayuda a relajarte. Y al día siguiente notas la piel hidratadita".

- Cristina, Account Manager.

"Yo he probado los tres usos. Como limpiador, me encanta que sea tan suave y se lleve la máscara de pestañas. Como facial de 10 minutos, me deja la piel hidratada y en calma. Su aroma es alucinante, relaja muchísimo; tengo migrañas y me la apliqué mientras estaba con una y me relajó el rostro y el ánimo, que se crispa con este dolor. Y como mascarilla nocturna, no mancha nada, efectivamente ayuda a relajarte y te levantas con la piel hidratada, como dice Cristina".

- María A., Comunicación y RR.SS.