Eve Lom


Eve Lom

Eve Lom no es una limpiadora. Ni siquiera una marca. Eve Lom es una persona. Además, con una vida interesantísima que le condujo a crear una marca cosmética y un producto icónico. 

Eve Lom es el nombre real de una mujer nacida en la antigua Checoslovaquia. Su abuela era una suerte de médico natural, lo que la empujaba al bosque con frecuencia a buscar hierbas para ella. A los 18 años todo cambió. Los rusos invadieron el país en 1968 y ella tuvo que huir a Francia. Allí, Eve trabajó de bailarina y se casó con un actor, Herbert Lom, de quién tomó el apellido. 

Desde París se mudaron a Hollywood. Allí retomó su interés por lo natural y por las plantas y, de nuevo, se reinventó. Comenzó a trabajar de terapeuta de belleza, incorporando todo lo que sabía. Pronto se corrió la voz entre sus clientes, estrellas incluidas, por supuesto.  

Nuevo salto en la vida de Eve Lom. Estamos en los 80. Volvió a mudarse de Hollywood a Londres donde abrió su primer salón. A los dos años ya habría desarrollado su propia marca. La limpiadora fue el primer producto y sigue siendo su enseña. 

Pero Eve Lom es mucho más que su bálsamo untuoso y multiusado. Cuenta con los productos justos para tener una piel sana y con buen aspecto. La marca siempre se ha ocupado y preocupado de crear productos sensuales, eficaces y en los que los resultados se vean de inmediato. 

Eve Lom es un clásico de la cosmética independiente. Tenía que ser parte de Laconicum.