Un día de lluvia en Londres

En Londres llueve unos cien días al año. Hay muchas posibilidades de que nuestro viaje coincida con un chaparrón. Esto no debe desanimarnos, al contrario: la luz de la lluvia es fotogénica y le sienta bien a la ciudad. Además, hay multitud de planes de interior que son como un abrazo. Estos son algunos de ellos.

Desayuno Royal en el Mandarin Oriental Hyde Park

No se trata de un buen desayuno de hotel, se trata de uno muy singular. A las 7:30 y a las 10:30 de la mañana la Guardia Real pasa delante de los ventanales de este hotel. Si reservas podrás ver este espectáculo tan rematadamente British mientras te tomas un buen desayuno inglés, japonés o chino, de esos que te garantizan muchas horas sin hambre. 

 

Las Cosas Maravillosas de Tim Walker

Al Victoria & Albert vamos aunque luzca el sol, aunque si llueve es aún más reconfortante. Este museo, uno de nuestros favoritos de la ciudad, acoge hasta febrero una exposición dedicada al fotógrafo Tim Walker. El montaje es tan fantasioso como su mundo. Esta visita está llena de “Wonderful Things”. 

* foto Peter Kelleher

Primero, segundo y postre en Berners Tavern

Cuando llueve apetece sentarse en un salón cálido, a ser posible con mucha madera, donde poder esperar un menú comiendo pan con mantequilla. Este lugar es así. Su menú de almuerzo es reconstituyente (pide el queso de postre) y permite romper el día en dos. Aunque no querrás moverte de sus sillones.

Un facial express en Fortnum & Mason

Nos gustan los bares. Y si son bares en los que hacernos un facial, más. Este Peel & Lift Bar está en Fortnum & Mason, uno de esos lugares donde no te puede pasar nada malo. Es una idea de la marca Skin Design (sí, la vendemos y solo la encuentra en Laconicum) y consiste en un tratamiento express con sus fabulosos productos. En 20 minutos te harán un peeling, un lifting manual y te llevarán al séptimo cielo. Reserva en info@skindesignlondon.com​.

Cierra el día en L'oscar

¿Un cocktail en una iglesia baptista decorada por Jacques García? Sí rotundo. Y sí encima, la carta está dividida entre los pecados capitales y las virtudes y el ambiente es teatral, mucho mejor. Además, este bar extravagante está en Holborn, que es un barrio muy lacónico que nos encanta. Cheers.

Entérate el primero de muchos más planes, promociones y lanzamientos. Además conseguirás un 10% de descuento para tu próximo pedido. Suscríbete a nuestra newsletter →