Planes Laconicum para estar en casa (marzo 2020)

Cuidado con las plegarias atendidas. Un día deseamos tener más tiempo para estar en casa y ahora, por causas insólitas y tristes, lo tenemos. Estamos aceptándolo. Vamos a intentar ayudar a pasar, un poco mejor, el tiempo en casa. Así de sencillo.

Estos son algunos planes Laconicum que pueden (y deben) hacerse sin salir de casa:

Leer

Es el consejo más difundido y uno de los más sensatos. Cuando leemos se abren puertas a otros lugares. Una lectura fantástica (por su autor, por la modernidad del discurso de la protagonista, por la adaptación de Buñuel) es Tristana, de Pérez Galdós. Iba a ser el libro de la edición de nuestro Club de Lectura (Tintafina) que tuvimos que postponer. Lo celebraremos en cuanto podamos.

Viva Galdós.

Ver

Elegir una película o una serie puede ser otro motivo de estrés. Nuestro consejo es seleccionarla con tiempo y dejarla planificada. Así solo hay que disfrutar. Otro consejo más (tenemos muchos) es hacer ciclos en casa. Algunas ideas: los dos Sidney, (Lumet y Pollack), básicos de Hitchcock, o el cine de Tacitas de Filmin. También podemos elegir un actor o actriz y entregarnos a él: ¿Meryl, Tom? O repasar cuántas películas nos faltan de Almodóvar, volver a ver Anillos de Oro o las anteriores de Bong Joon ho.  

Vivan Filmin, HBO, Netflix, los archivos de RTVE y el resto de las plataformas.

Cocinar (y comer)

Garbanzos. Muchos garbanzos. Ya los cocinábamos, y hasta los fotografiábamos, antes que Alison Ronan. Esta legumbre no solo es sanísima, sino que es versátil y deliciosa. Dos recetas fáciles para estos días son los garbanzos al curry y coliflor de El Comidista y los garbanzos con pulpo que hemos preparado y testado.

Vivan los garbanzos.

Visitar museos

La cultura es un gran consuelo ante el desconsuelo. Los museos despliegan su artillería para no cerrar aunque estén cerrados. El Prado, con su iniciativa #elpradocontigo nos invita a conocer un cuadro de su colección al día, líneas temporales y visitas con realidad aumentada. En cuanto vuelva a abrir, visitarlo será una de las primeras cosas que hagamos.

Viajar

Se puede. Nosotros lo hacemos un rato cada día. Podemos recordar viajes, inspirarnos para los futuros y planificarlos para cuando regresen. Leer sobre viajes es una forma de hacer la maleta. El último número de Condé Nast Traveler se puede descargar y leer online. En su portada está Itziar Aguilera, criatura lacónica. Ojalá pronto estemos, como ella, recorriendo carreteras secundarias. Vivan los viajes con la imaginación.