Querida persona que tienes piel grasa... Te ayudamos.

Empecemos por el principio: ¿Cómo es una piel grasa?

Vemos poros dilatados, algo de brillo y, de vez en cuando, algún dichoso granito. "Nadie ha dicho nunca: qué suerte, tengo un granito".

Sin embargo, no todo es malo en estas pieles: es más tersa, y con los años será más agradecida. La pregunta es: ¿cómo cuidarla y tratarla?

Por la mañana:

Limpiar: Cleansing bar, de Gallinée. Este paso es clave. Suena a tópico pero en estas pieles es más cierto que en otras. Así se eliminan las impurezas y se prepara la piel para los productos que se aplican a continuación. Hay que limpiar mañana y noche. 

Tratar: Sérum  Copaiba y zinc perfect, de Pai Skincare. Reduce la producción de sebo con sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias mientras hidrata y mejora el tono de la piel. 

Hidratar: Geranium & Thistle Combination Rebalancing, de Pai Skincare. Crema orgánica calmante y equilibrante, aporta hidratación sin ser pesada, con un aroma natural muy relajante.

    Por la noche:

    Limpiar: Cleansing bar, de Gallinée. Si te has maquillado te aconsejamos utilizar previamente Micellar cleansing water de Bioeffect, un agua micelar para eliminar restos de maquillaje, y utilizar después el jabón para terminar de realizar una limpieza más profunda.

    Tonificar:  Tea Glow, de Tealogy. Este tónico iluminador realiza una exfoliación suave con ácido salicílico. Contiene niacinamida, que cierra los poros y unifica el tono. 

    Hidratar: Droplet, de Plenaire. Por la noche hay que dejar la piel con una hidratación controlada pero necesaria. Esta hidratante con textura en gel se absorbe en segundos, dejando la piel aterciopelada y luminosa.

        Extras:

        Mascarilla: Mascarilla reguladora, de Epiliscious. Purifica y equilibra el exceso de grasa, dejando la piel fresca y calmada. Una o dos veces por semana.

        Compra la rutina: