Un día de rebajas en el cuartel general de Laconicum. 21/01/2017

El pasado 17 de enero de 2017 Laconicum hizo rebajas en todo Laconicum. Un día esperado por muchos y disfrutado por todos. Un día de locos. Un día en el que toda rutina queda descartada para todo miembro del equipo Laconicum, pues:

En un día de rebajas lacónicas hacemos nuestras porras ¿Arrasaréis o no? Cada uno dice un número de pedidos y el que más se acerque, no abre la puerta durante una semana entera. Que se levanten los demás.

En un día de rebajas lacónicas nuestras manos se llenan de tiritas. Esas cajas y papeles perfumados... Ya escuchamos a nuestras madres: "No hay que correr tanto chiquilla". Queremos que vuestros pedidos lleguen lo antes posible. Los regalos y auto-regalos han de ser disfrutados lo antes posible.

En un día de rebajas lacónicas cada uno tiene su propio puesto de mando con banda sonora incluida:

  • Anabel: la radio. Es una yonqui de la actualidad.
  • Vanesa: música clásica para relajarse, que organizar los envíos no es tarea fácil. Y para relajarnos a los demás, también.
  • María: no podía ni puede parar de escuchar La La Land.
  • Majo y Clara: más La La Land, claro.
  • Cayetana: empezó muy seria escuchando su música habitual y terminó también, inevitablemente, con La La Land. En estas rebajas hemos bailado. A nuestra manera, pero bailado.

En un día de rebajas lacónicas comemos todos juntos mientras comentamos la jugada e imaginamos esta nueva era Trump que se avecina. Anabel está muy puesta en el tema ¿Y qué comimos? Burguer King a domicilio, qué maravilloso invento. 

En un día de rebajas lacónicas vamos viendo, intuyendo y comentando cual será el producto más vendido: mama mio, La Potion, ¿o quizás Swell? ¿Lo adivináis? Por este orden: HealGel Eye, aceite rosa mosqueta de Pai y el sérum de ácido hialurónico de Pestle & Mortar.

En nuestro día de rebajas lacónicas el equipo ha quedado absolutamente abrumado ante vuestra respuesta. Por eso, antes de nada, Gracias. Sin vosotros estos días tan divertidos, no existirían. Y oye, estén atentos a la newsletter señores. Volverán.