Retinol. El Superstar de las stars. 02/09/2016

Retinol. Esta palabra nos suena. La conocemos. Hemos escuchado hablar de ella, muchas veces. Y no es de extrañar, pues lleva en el mercado más de 40 años. Pero, ¿qué es exactamente el retinol? ¿Cómo actúa? ¿Cómo aplicarlo? Todo son preguntas. Pues bien, pongámonos serios y aclarémoslas:

¿Qué es?

El retinol no es más que la Vitamina A en forma de activo cosmético que estimula la producción natural del colágeno y el ácido hialurónico de nuestra piel. Todo muy serio. Y es, también, el activo cosmético de aplicación tópica con mayor número de estudios médicos y científicos que avalan su eficacia en la atenuación de los signos propios del envejecimiento de la piel. Aún más serio todavía.

El retinol forma parte de la familia de los retintines. Estos pueden ser de venta al público, es decir, los cosméticos. O prescritos por un dermatólogo, normalmente para curar el acné. El retinol, por tanto, se encuentra entre los derivados cosméticos. Mientras que el médico, suele recetar ácido retinoico (vitamina A pura), que es mucho más efectivo aunque irrita más. 

¿Cómo actúa?

Al tener un bajo peso molecular, penetra en las capas profundas de la piel, estimulando el colágeno y la elastina. Y no sólo se queda aquí, también mejora el aspecto de la capa externa de la piel. Beneficia el proceso de renovación celular obteniendo una piel más luminosa y suave. Mejora la textura y la hidratación de la piel, cierra los poros y disminuye las manchas. Pero, atención todo el mundo: puede irritar las pieles sensibles y además, es fotosensible. 

¿Cómo has de usarlo?

Se recomienda usar el retinol a partir de los 30 - 35 años. Y todo depende de la composición del producto en el que esté contenido.

En el caso del Superstar Retinol Night Oil de Pestle & Mortar es un retinol de última generación. Se une a otros aceites como el de rosa mosqueta, girasol, comino, granada y jojoba. Todos, extraídos en frío para asegurar que los nutrientes permanecen intactos y asegurar que sean lo más eficaces y amables posibles con nuestra piel. Sin irritarla ni provocar sequedad alguna.

Cómo ya hemos mencionado anteriormente, es fotosensible. Razón por la que se emplea como tratamiento de noche. Una o dos veces por semana según nuestro tipo de piel ¿Es sensible? Una noche a la semana ¿Es más bien tirando a normalita? un par de noches a la semana. Y a partir de ahí y según responda nuestra piel, nosotros decidiremos si aumentar el número de noches a la semana, o no. Pero con moderación. Nunca todos los días. Si nos emocionamos con el resultado, conformémonos con saltar a la pata coja y continuemos disciplinadamente con nuestra rutina.

 

Si quieres hacerte con este superactivo cosmético, lo puedes hacer aquí: "¡Click!"