Escritorios lacónicos 09/09/2016

En nuestro cuartel general tenemos un despacho de grandes ventanales con vistas a enormes árboles. Y también, por supuesto, tenemos nuestros escritorios con nuestros ordenadores en los que tecleamos y tecleamos sin parar, a veces al ritmo de la música. Escritorios en los que escribimos, contestamos llamadas, mails y atendemos a las redes sociales. En ellos también tenemos nuevos productos que observamos, estudiamos y probamos ¿Los traemos o no? De vez en cuando se cuelan Coca-Colas, almendras y chocolates varios. También tenemos las típicas lamparitas y botes llenos de bolis. Nuestras jarras de agua bien marcadas con sus iniciales y de cristal, que tras un año entero paseando de un lado a otro de la oficina, aún no se han roto. Estupefactas nos encontramos. Hagan apuestas, señores. 

Cada escritorio tiene algo que no tiene el resto. Llámalo manía, capricho o necesidad. Por ejemplo:

  • María no puede vivir sin sus cuadernos. Sí, es una freaky total que siempre está en busca del "cuaderno perfecto". Los conceptos "diferente" y "difícil de encontrar" están latentes. Queremos sus cuadernos. 

  • Anabel trabaja sobre una pelota. Nos fascina como es capaz de quedarse quieta con la espalda bien recta, disciplinada ella, ante su ordenador. El resto votaríamos sin parar con un “wiii” en la cabeza que no se podría aguantar. 

  • Vanesa siempre tiene un sombrero sobre la mesa. En invierno y en verano. Y todos y cada uno de ellos han posado para nuestras fotos. Se llevan muy bien con los productos lacónicos. Sí. Todos los sombreros que encontréis en nuestro Instagram, son de Vanesa. Gracias Vanesa. 

  • Cayetana tiene una tortuga. Y la tortuga busca nombre, por cierto. Es amable y generosa. Tan pronto te presta dinero para bajar a por un boli como te regala un caramelo. Su plateado caparazón da mucho de sí. Por supuesto, ya es considerada mascota lacónica. Así que se admiten sugerencias ¿Cómo la llamamos?

Desde nuestros escritorios y con nuestras "cosas" creamos gran parte de la experiencia Laconicum que puedes disfrutar entrando aquí: bienvenidos.