El equipo lacónico y sus bolsos 24/11/2016

El bolso. Ese complemento que no se despega de ninguna de nosotras. Tan misterioso para unos. Y tan personal para todas. De nuestros bolsos salen novedades muy cotilleables. Un imperdible que llega al rescate. Un necesitado boli. Y ese colorete para mejillas encendidas. En nuestros lacónicos bolsos hay un poquito de todo esto. Algún que otro producto Laconicum. Y hasta algún otro que no lo es. Aquí os contamos algunos ejemplos:

Anabel

Un cargador. Mi cordón umbilical. Hay días en los que paso diez horas fuera de casa y mi móvil, el pobre, no las aguanta. En los viajes es tan básico como el pasaporte. De hecho, tengo dos: uno en casa y éste, que siempre viene conmigo. 

Un gorro. ¿Por qué tener un gorro de lana cuando puedes tener un gorro de lana dorado? Llevo la cabeza cubierta de noviembre a marzo y he considerado que, este invierno, debo hacerlo de manera regia. 

Un labial de Sisley. Siempre estoy probando nuevos cosméticos. Además, soy adicta a los labiales. Este es el Phyto Lip Twist de una marca que me gusta mucho. Es en formato lápiz y me encanta su color, el Kiss, un frambuesa con el que es imposible no sonreír. 

Multibalm de Alex CarroA una isla desierta me llevaría este botecito negro. Lo uso para los labios, pero también para añadir brillo a las mejillas, para las cutículas y, si me desespera la sequedad de mi pelo, en las puntas. Además, es un objeto precioso. 

Cuaderno Laconicum. Mucho IPhone, mucho IPhone pero hay cosas que solo encuentran su sitio en un cuaderno. Este invierno es obligatorio llevar este en el bolso. Es una edición limitada de Octaevo para Laconicum y no puedo dejar de mirarlo y tocarlo. 

 

Maria

Labial de Guerlain Rouge Automatique 120.  no suelo pintarme los labios demasiado a menudo, pero con este labial he encontrado el tono perfecto para cualquier momento del día (de la noche) y de la semana. Además el packaging es maravilloso. 

Gel limpiador de manos. siempre llevo uno en el bolso. Es muy útil para mantener las manos limpias en cualquier momento, incluso cuando no tienes cerca agua y jabón. 

Crema de manos anti-age de Grown Alchemist. Me encanta el packaging, ver cómo se deformando según vas utilizando la crema. Esta crema de Grown Alchemist se absorbe rápido y deja una sensación de manos hidratadas que dura. 

 

Vanesa

Horquillas. Yo y mi pelo. No puedo dejarlo quieto, siempre tengo que estar apartándolo de un sitio y poniéndolo en otro, y así cientos de peinados.

Color para las mejillas. Lip2Cheek (Beloved). Coloretes siempre y si no los tengo naturales, me los pongo. Siempre quise ser Heidi.

Eye liner. Muy simple, soy un desastre con él y siempre tengo que andar retocando.

Crema de manos. Manos hidratadas siempre y, para que negarlo, me viene muy bien para cuando me pongo nerviosa y no se que hacer con ellas. 

 

Cayetana

Cascos. Imposible vivir sin ellos. Es más, las pocas veces que ocurre, no hay cosa que más rabia me de que salir de casa y ya de camino a mi destino (a mucho o a casi todo voy andando) darme cuenta de que no los llevo encima. Es inviable vivir sin música. Inviable.

Labial de Ilia. Blossom Lady, lo llevo todo el día encima. Me gusta su tono tan natural pero con un ligero toque rosado. Y además, deja mis labios hidratados, jugosos, suaves. Fundamental ahora que llega el invierno.

Tiger Balm. Un clásico que ya se puede comprar en España, pero en mis viajes de estos dos últimos años por Asia me he traído unos cuantos conmigo. Siempre está ahí para esos momentos en los que estoy “embotada”. O acatarrada. O por ganas. Un poquito en las sienes y despeje absoluto. Con ese olor a menta. No me puede gustar más.

Y vosotros, ¿qué lleváis?