Así fue Laconicum Efimero 26/10/2016

Este fin de semana Laconicum se convirtió en Laconicum Efímero. Por primera vez en nuestros más de cuatro años de historia saltamos a la calle. Nos transformamos en una tienda física con su puerta, sus ventanas, su gente caminando y su paraguero en la puerta. Llovió, pero no fue un problema. La gente lacónica es gente valiente a la que le gusta chapotear en charcos. Recibimos cientos de visitas, muchas preguntas y mucho afecto.

 

Laconicum, durante cuatro días, se instaló en Almacén Alquián Hóptimo, uno de los espacios más bonitos de Madrid. Siempre supimos que aquí nuestras marcas estarían cómodas. Es una tienda llena de carisma, como ellas. 

Esta es la crónica visual de cuatro intensos días. 

Laconicum Efímero fue inaugurada en jueves 21 por la noche. 

Contamos con la música de Niña Vintage, siempre rebosantes de encanto. Cantamos rancheras (las suyas) y por Judy Garland. Nos dedicaron una de sus más bonitas canciones, "Mi Corazón". ¿Qué más se puede pedir? 

 A la cosmética con historia le corresponden vinos con historias. Bebimos un tintazo, LAN D-12 y un blancazo, Duquesa de Valladolid. Bebimos y bebimos. 

Ibéricos. Esa palabra. No hay reunión sin ellos. O no debería. Comimos las delicias de Arturo Sánchez. Comimos y comimos. 

Al día siguiente comenzó la diversión, es decir, la tienda-tienda. Allí todo el mundo pudo probar, mancharse, oler, embadurnarse de crema, preguntar, comentar y hasta tomar un té.

En Laconicum Efímero pasaron cosas: pudimos conocer muy bien la línea de maquillaje-no-maquillaje de D. Perricone: No Make Up Make Up. A todo el mundo le gusta. 

Tuvimos la suerte de contar con Alex Nodes, fundadora de Alex Carro, para contar su historia y sus productos. Qué importante es saber quién hay detrás, sobre todo si es alguien con la personalidad de Alex. 

Atelier Cologne personalizó sus fundas de piel. Ay, cómo son esas fundas y esos aromas. Cómo es sacarlas del bolso y epatar al personal. Incluso a nosotros mismos. 

Fueron unos días intensos y absolutamente lacónicos.

 Gracias a todos los que asististeis. No es que Laconicum no sea nada sin vosotros, es que Laconicum sois vosotros y todos los que estáis al otro lado de la pantalla. Sí, también tú que estás leyendo. Puedes ver muchas más fotografías en nuestro Instagram. 

Adiós, Laconicum Efímero. Hola, Laconicum. Entra, lee y compra (si quieres).