No vamos a vender perfumes 26/03/2014

“No vamos a vender perfumes en Laconicum". Esto lo hemos repetido mucho. A todo el que quiso escucharlo. Era algo demasiado importante. Los perfumes nos gustaban demasiado.

image

Imagen: Grand Budapest Hotel

Pero nos gusta cambiar de opinión. Ha llegado el momento de tener perfumes. Hemos buscado y, sobre todo, olido mucho. Hemos seguido el rastro de personas, de recuerdos y de lugares. Hemos perseguido historias que nos gustaría contar y que se contaran.
 

Las primeras historias de perfume que hemos decidido contar son la de una casa francesa que, precisamente se llama así, Histoires de Parfums y la de un perfumista florentino llamado Lorenzo Villoresi.

 
Histoires de Parfums es una idea de Gèrard Gheslain, un francés obsesionado por crear una biblioteca olfativa. Él inventa olores asociados a personajes carismáticos de la Historia como Hemingway o Eugenia de Montijo. También ha encerrado en una botella la esencia del erotismo o del ámbar. Rarezas, como nos gustan.
 
Lorenzo Villoresi crea sus perfumes desde su palacio de Florencia. Él es el autor del Teint de Neige, ese perfume de culto que dice que huele a recuerdo. Las fragancias de Villoresi son de una calidad extrema y todas remiten a mundos lejanos. Son un viaje en el tiempo y en el espacio.

Nos gusta que este lanzamiento coincida con el estreno de The Grand Budapest Hotel, de Wes Anderson, una película que huele muy bien.