El champú seco, ese desconocido 11/06/2014

En Laconicum hacemos apología del champú seco. También lo llamamos champú complementario. Nos gusta y lo usamos. Es apto para todo tipo de cabellos: morenos, rubios, pelirrojos, con flequillo o sin él, fino o grueso. Para él y para ella.

Solemos lavarnos mucho el pelo, demasiado, y nos olvidamos de que también sufre. Debemos aclarar que el champú seco limpia, no lava. Repetimos: limpia, no lava.

Son champús que contienen polvos que absorben la grasa, la causante del aspecto sucio del cabello.

¿Cuándo se usa?

  • Entre lavados para darle un respiro a nuestro pelo y descansar de nuestro champú habitual.
  • Cuando no tenemos tiempo de un lavado. Nos pasa a todos. 
  • Esos días en los que un lavado arruinaría el peinado fabuloso (y caro) que llevamos. Da tregua un día más. 
  • Queremos proteger el color y el alisado. 
  • Tenemos el cuero cabelludo irritable y no queremos enfadarlo. 

¿Cómo usarlo? 

Aplícalo sobre las raíces con el cabello seco. Posteriormente, vaporízalo por el resto de la melena y cepíllala.

Ah, por cierto, tenemos uno: es el Volume Powder de Sachajuan. 

Somos defensoras de este champú revolucionario, producto de las prisas del siglo XXI. A veces lo critican, pero es porque no lo comprenden. Y porque no lo han usado.