Aceite o crema, esa es la cuestión 27/01/2015

No hay hidratación sin crema ni nutrición sin aceite; por eso es fundamental combinar ambos. O al menos contar qué objetivos tiene cada uno para poder elegir el que más nos conviene/apetece/gusta. 

Aceites:

Sus componentes son más puros y están más concentrados, por lo que sus efectos sobre la piel son más visibles. El aceite nutre la piel mejorando su tono y elasticidad. El olor se impregna en sábanas y ropa y eso es un plus. Un plus que valoramos. 

 

Cremas:

El simple y loable propósito de una crema es hidratar y proteger la piel, así de claro.

La crema penetra en la piel humedeciéndola, mientras que sus aceites e ingredientes derivados de la glicerina impiden que se evapore el agua. La piel recobra un aspecto más flexible y saludable.Sus resultados son mucho menos visibles que con el aceite y en menos concentración, aunque igualmente necesarios. Este es un buen ejemplo de crema hidratante. Tenemos más. Muchos. Y hay uno para ti. 

Dicen que las comparaciones son odiosas, pero ésta era cosmética y  necesaria.