Llevas mascarilla y necesitas una nueva rutina cosmética

A veces la vida pone patas arriba la piel, y lo que le iba bien ya no le va, y lo que te gustaba ya no te gusta tanto. Eso pasa con todo, pero ahora sobre todo con la piel. Concretamente con la de la parte inferior de la cara, de nariz para abajo; justo la zona que cubre la mascarilla se ha llenado de granitos, o de irritación, o de grasa, o de deshidratación infinita, o de todo a la vez, porque también puede ser. Y la rutina que teníamos de golpe se rompe sin nuestro permiso (nos gusta cambiar y acabar con las normas cosméticas, pero no así). 

Veamos lo positivo: es momento de probar nuevas rutinas y nuevos productos que atiendan a las nuevas necesidades de la piel. Para acertar hemos hablado con Diana Montoya, nuestra facialista de cabecera. Confiamos en Diana.

Consejo 1: No apliques crema hidratante en la zona que va a cubrir la mascarilla. 

Siempre hemos dicho que sí, hemos sido muy pesadas repitiendo que la crema no es opcional. Pero Diana confirma que en la zona cubierta por la mascarilla se acumula mucho calor y es un caldo de cultivo para bacterias (malas), impurezas e irritaciones.

Solución: dale aún más importancia al sérum. El de Diana Montoya, Face Active Serum, entre otras muchas bondades tiene las de hidratar la piel, darle elasticidad y regenerarla gracias al factor de crecimiento beta. "Es comidita para la piel", dice ella.

La nueva rutina matutina consta de limpiadora, tónico, sérum, contorno de ojos y crema con SPF en la zona que no cubre la mascarilla.

Consejo 2: Limpia con un tónico o una loción la zona cubierta por la mascarilla varias veces al día. Es la mejor forma de mantener esa zona libre de bacterias (malas) pero con los beneficios que un tónico da a la piel.

 Solución: Usa el Luster Lotion, de Diana Montoya, una loción con un complejo prebiótico, probiótico, ácido hialurónico y colágeno. No solo equilibra el pH, sino que trata los desequilibrios, refuerza sus defensas propias y aporta hidratación y colágeno.  Si no lo tienes, usa cualquier otro tónico.

 Consejo 3: cuando te quites la mascarilla, limpia la zona con un limpiador jabonoso y, ahora sí, termina la rutina nocturna con una hidratante

Solución: limpia la cara con un jabón sin jabón como Cleansing Bar, de Gallinée. Formulado con una mezcla de prebióticos (que calman la piel), probióticos (que benefician la proliferiación de bacterias beneficiosas) y ácido láctico.

Utiliza una crema ligera pero nutritiva, como The cream, de Naked Lab. Es regeneradora e hidratante, y también suave. 

Consejo 4: da algo más a la piel, un extra semanal o mensual:

SoluciónAntioxidant pamper kit, de Diana Montoya, un tratamiento de cabina para realizar en casa. Deja la piel luminosa, revitalizada y equilibrada y es ideal antes de un evento.

La mascarilla Face mask de Barbara Sturm. es una inyección de hidratación. Contiene verdolaga, aloe vera, manzanilla y caolín, y deja la piel suave, luminosa y flexible.