Cómo elegir tu limpiador

Prueba y error. Prueba y error. Encontrar el limpiador que mejor se adapta a tu piel es un proceso largo de prueba y error. Por eso, y porque sabemos la importancia de este primer paso en la rutina de belleza diaria, queremos simplificarte. Te ayudamos a elegir el que mejor se adapta a tus gustos; a los de  siempre o a los de estos momentos.

  • Tienes piel sensible o reactiva: Te sentarán bien los limpiadores en espuma; son cremosos y ligeros y se funden con la piel, dejándola limpia e hidratada en un solo paso. Prueba con Foaming facial cleanser de Gallinée y Cleanser de Barbara Sturm.

  • Tienes piel mixta o grasa: necesitas un limpiador en gel, de textura fresca y ligera, que limpie en profundidad sin dejar la piel reseca. Te gustarán Cleansing Gel de Huxley o Purify and Brightening Jelly Cleanser de Glow Hub. 

  • Tienes piel seca: los limpiadores en leche o en crema limpian bien, además de dejarla nutrida e hidratada. Masajea bien el rostro, retira con algodón y aclara con agua tibia: prueba The Seated Queen y Biphasic Lotion de Rassa.

  • Tienes piel madura: los limpiadores en bálsamo, de textura lujosa y cremosa, penetran en la piel aportando limpieza y tratamiento en un solo paso. Nourish and hydrate Cleansing Balm de Glow Hub y The Cleansing Balm de Augustinus Bader.

  • Eres fan de la doble limpieza: los limpiadores con base en aceite retiran todo el maquillaje, incluido el waterproof, y los restos de protección solar. Al contacto con el agua se convierten en leche, lo que permite profundizar en el proceso de limpieza y dejar la piel pulida. Light work Rosehip cleansing oil de PAI Skincare y Face Off de Neighborhood Botanicals.

  • Una limpieza extra (para usar dos veces en semana). Elige un limpiador en polvo, que limpie en profundidad a la vez que oxigene la piel y la exfolie suavemente. El Sandalwood Merchant de Uzza es perfecto para iluminar la piel gracias a su contenido en encimas de frutas y ácido cítrico.

  • ¿Y el agua micelar? La puedes usar para desmaquillar, antes de tu limpiadora habitual. También como segundo paso en la limpieza, para terminar de limpiar en profundidad. O, de manera muy sencilla, como tónico, tras tu limpiadora y antes de tu sérum. Micellar cleansing water de Bioeffect y Eau Micellar Bio de Z&Ma. 

Compra tu limpiador: